Microbrotes, una fuente de salud

1/7/2021 / Dieta

Los microbrotes están teniendo una creciente popularidad como nuevo ingrediente culinario gracias a sus características, que no sólo nos proporcionan belleza, sino también sabor a nuestras recetas. Pero además de ser un regalo para nuestros sentidos y mejorar la presencia de los platos, permitiéndonos crear una armonía de gustos, colores y texturas, también –y lo más interesante– es que son un tesoro para nuestra salud al ser un alimento de una gran densidad nutricional.

Por "densidad nutricional" entendemos la cantidad de micronutrientes en relación a su contenido calórico. Los alimentos con alta densidad nutricional nos aportan muchos micronutrientes con pocas calorías. Una dieta sana debe potenciarlos y reducir el consumo de aquellos productos que sólo nos aportan calorías vacías, es decir, que no aportan nutrientes. Si el alimento es rico en calorías y pobre en micronutrientes, tenderemos a comer más para cubrir nuestras necesidades de vitaminas y minerales y, por tanto, acabaremos aumentando de peso o bien tendremos un déficit de nutrientes esenciales.

Verduras y hortalizas deberían ser la base de una dieta saludable, ya que previenen muchas enfermedades. Además, sus micronutrientes activan la saciedad. Es decir, no es suficiente con contar las calorías, el cuerpo seguirá pidiendo alimentos si no se cubren los nutrientes necesarios.

Los microbrotes son verduras jóvenes de pequeño tamaño con textura delicada y unos sabores característicos que contienen mayor cantidad de micronutrientes que sus homólogos maduros. Al ser muy ricos en nutrientes, cantidades menores pueden proporcionar efectos nutricionales similares a los que aportarían mayor cantidad de vegetales maduros.

Varios estudios lo corroboran. Y es que se ha demostrado que los valores de vitamina K son bastante variables entre los diferentes microbrotes, siendo en los de color rojo o verde brillante donde encontramos una mayor concentración. En general, los valores eran más altos en los microbrotes en comparación con los vegetales maduros. Asimismo, la mayoría de microbrotes tienen más concentración de vitamina C que sus homólogos maduros; en algunos casos, ¡hasta 6 veces más! Los mismo podemos decir al referirnos a la vitamina E. Los microbrotes también pueden considerarse una fuente excelente de betacaroteno, un pigmento de color rojo-anaranjado que hallamos en frutas, y verduras y que es precursor de la vitamina A.

Las comparaciones en cuanto a la presencia de antioxidantes como la luteína y la zeaxantina también benefician a los microbrotes frente a los vegetales maduros. Debido a su acción antioxidante, se ha propuesto aumentar la ingesta de carotenoides (betacarotenos, luteína, zeaxantina...) como estrategia para prevenir algunas enfermedades, como las degenerativas oculares o las cardíacas.

Estudios recientes también sugieren que los microbrotes son una muy buena fuente de minerales. Los minerales pueden ser usados ya sea formando parte de importantes complejos enzimáticos, formando parte de proteínas transportadoras o como elementos formadores de estructuras corporales.

Los polifenoles y glucosinolatos son una amplia categoría de compuestos bioactivos asociados con la prevención de varias enfermedades crónicas, incluidas las enfermedades cardiovasculares. Se comparó las concentraciones de estos compuestos en los microbrotes de col lombarda, y los resultados mostraron unas cantidades mayores que en la col madura. Los microbrotes de Brassica suelen tener perfiles de polifenoles más complejos y más variados en comparación con las plantas maduras.

Por lo tanto, los microbrotes son alimentos sanos y nutritivos que nos proporcionan una alta concentración de antioxidantes, vitaminas y minerales. Al incluirlos en el contexto de una dieta saludable, nos aportan, entonces, numerosos beneficios.

¡Disfrutadlos!

 

Artículo escrito por Pere Fiol Torrent / Técnico Superior en Dietética / perefioldietista@gmail.com

Volver al listado